12 de febrero de 2015

SALSA FRÍA PARA PERRRITOS CALIENTES




Ingredientes:
Preparación:
  • Prepara una salsa mahonesa (ver cómo)
  • Pela y pica la cebolleta y la zanahoria. en trocitos
  • Corta los pepinillos.
  • Pon un par de cucharadas de mahonesa en un bol, los pepinillos, la cebolleta, la zanahoria, el queso cheddar y mostaza de Dijon y kétchup a tu gusto.
  • Mezcla todos los ingredientes y si crees que te gusta con un poco más de alguno de ellos... añádelo. A tu gusto.
  • Corta y calienta el pan.
  • Cuece las salchichas en agua o en el propio caldo en que vengan.
  • Coloca la salchicha en el interior del pan y añade la salsa fría (también puedes añadirle un poco de queso rallado y gratinar el perrito).

Los ingredientes de la salsa preparados en el bol para ser mezclados.

La salsa ya está lista para colocarla sobre el perrito.

A mi me gusta así, el perrito y el pan calientes y la salsa fría pero puedes añadirle un poco de queso rallado y gratinar un poco el perrito con la salsa para tomarlo caliente.


Si estás cansado de tomar siempre el mismo perrito caliente aquí tienes una opción que creo te gustará.


7 de febrero de 2015

TORTILLA CÚBICA


Ingredientes:
  • Patata
  • Trufa negra, Tuber melanosporum (1)
  • Cebolla (1)
  • Cebolla deshidratada
  • Nata
  • Sal
  • Aceite de oliva
Preparación:
  • Pela las patatas y dales forma cúbica.
  • Corta un extremo de unos 3 mm de grosor.
  • Vacía el interior con cuidado de no romper las paredes. El contenido del interior lo podrás usar para un puré de patatas, una sopa o cualquier otra receta.

2 de febrero de 2015

POTAJE DE ALUBIAS PINTAS CON SEPIA Y COSTILLA



Ingredientes:
  • Alubias pintas (300 gr)
  • Sepia (500 gr)
  • Costilla de cerdo (250 gr)
  • Cayena (1)
  • Anís estrellado (1)
  • Clavo (1)
  • Hierbabuena (1 rama)
  • Ajo (1)
  • Cebolla (1)
  • Salsa de tomate frito (2 cucharadas soperas)
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Pimentón picante (1 cucharadita)
  • Vermú blanco (1 copa)
  • Aceite de oliva
  • Agua
Preparación:
  • Pon en remojo las alubias durante 12 horas (toda la noche). La proporción de agua debe ser 3 veces la  cantidad de alubias. Es decir, si pones 300 gr de alubias, deberás ponerlas en remojo en 900 gr de agua.
  • Por la mañana introduce las alubias junto con el agua de remojo en una olla. Si es necesario añade algo más de agua hasta cubrir las alubias unos 3 dedos.
  • Incorpora la carne, el ajo pelado, la cebolla también pelada y cortada por la mitad, la rama de hierbabuena y un buen chorro de aceite de oliva.
  • Añade también un poco de sal y de pimienta blanca molida a tu gusto. También el anís estrellado y el clavo.
  • Enciende el fuego a la mitad y deja cocer con la olla tapada dejando una rendija.
  • Retira la espuma que se forme.
  • Limpia la sepia (lo puede hacer tu pescadero) y córtala en trozos pequeños.
  • Prepara una sartén con aceite de oliva, añade una cayena y a fuego fuerte saltea la sepia.
  • Echa la cucharadita de pimentón picante sobre la sepia y antes de que el pimentón se queme añade también la salsa de tomate frito y el vermú blanco.
  • Cuando el alcohol haya evaporado vierte el refrito de sepia a la olla de las alubias y enjuaga con un poco de agua la sartén para que todo el sabor de esta no se pierda y vaya a parar a la olla.
  • Tapa (dejando la rendija) y deja cocer hasta que las alubias estén en su punto. Para saber cuando están en su punto solo debes probarlas a partir de los 30-40 minutos de cocción. Cada alubia, cada fuego es diferente y es imposible saber el tiempo de cocción exacto. Cada 15 m se puede añadir un poco de agua fría para cortar la cocción. A esto le llaman "asustar" a las alubias y sirve para evitar que estas pierdan la piel.
  • Cuando estén a tu gusto las alubias retira las especias (anís, clavo, guindilla) y también la hierbabuena.
  • Saca la cebolla y el ajo a un vaso tritúralo todo añadiendo si fuera necesario un poco del líquido de la cocción y devuélvelo a la olla todo triturado.
  • Saca la carne, deshuesa si fuera necesario, trocéala y sazónala.
  • Sirve cada ración con un trozo de carne, una ramita de hierbabuena y un poco de aceite de oliva.
12 horas en remojo, el triple de agua que de alubias.

Tras toda la noche en remojo este es el aspecto que presentan las alubias.

Coceré un buen trozo de costillar con las alubias pintas.

La sepia la puedes limpiar en casa o pedir al pescadero/a que te la deje preparada.

Trocea la sepia en trozos pequeños.

Aquí está la sepia totalmente troceada.

Pon a cocer las alubias con la carne, cebolla, clavo, anís estrellado y unas hojas de hierbabuena.

Saltea la sepia en aceite de oliva a fuego fuerte junto a una cayena y después le añades pimentón picante... ¡dale rock'n roll!
El plato presentado.


1 de febrero de 2015

COCER ALCACHOFAS SIN PELAR



Ingredientes:

  • Alcachofas (6)
  • Agua (suficiente para cubrir las alcachofas)
  • Sal (una cucharada sopera)

Preparación:

  • Llena una olla con abundante agua.
  • Sazona.
  • Pon el fuego medio-alto (7/10).
  • Cuando comience a hervir el agua puedes bajar un poco el fuego, a fuego medio. Que el hervor sea suave.
  • Introduce las alcachofas. Si es posible hazte con algún artilugio, yo he usado una rejilla del microondas, que haga que las alcachofas queden sumergidas.
  • Tapa la olla.
  • Deja cocer durante unos 15 minutos.
  • Apaga el fuego y deja enfriar con las alcachofas dentro.
  • Saca las alcachofas y verás qué bien se limpian.

NOTA: no desperdicies las hojas exteriores que se suelen desechar. Tienen un tierno y suculento bocadito en el extremo pegado a la alcachofa.

Introduce las alcachofas en una olla con suficiente agua (con un puñado de sal) para que puedan quedar totalmente sumergidas
Para que las alcachofas queden sumergidas (por si solas flotan) coloca sobre ellas una rejilla del microondas, un plato o cualquier cosa que se te ocurra.
Tras la cocción debemos dejar que las alcachofas se atemperen para poder limpiarlas sin quemarnos.
Pelar ahora las alcachofas resulta realmente fácil.

Tras retirar las hojas externas falta por cortar el extremo de las alcachofas.
La última operación que queda por hacer es cortar el extremo de las hojas del cogollo de las alcachofas.
Ya tenemos las alcachofas cocidas listas para añadir a cualquier preparación.

Los cogollos de las alcachofas quedan en su perfecto punto de cocción.

Estas las voy a preparar para una receta con albóndigas que subiré al blog en breve. VER RECETA.