9 de febrero de 2011

CALLOS A LA MADRILEÑA

Palabras mayores

Esa es la expresión que usamos cuando tratamos sobre algo importante ¿no?. Pues palabras mayores son los callos a la madrileña, no solo por el sabor final del plato o por su importancia, sino por la ardua elaboración.

Si te los curras limpiando callos, morros, pata de ternera, sacando la carne a los pimientos choriceros, preparando el refrito etc como he hecho yo, (solo me ha faltado embutir la morcilla y el chorizo) valorarás en toda su dimensión este "humilde" plato.

No quiero echar para atrás a nadie que se proponga seguir esta receta, al contrario, lo animo y les aseguro que si siguen los pasos que le indico, obtendrá al final unos callos a la madrileña de primera.

Lo único que requiere, si como yo quieres seguir todos los pasos del proceso, es un laborioso pero sencillo camino, y sarna con gusto no pica.

Para el que no tenga ganas o tiempo, puede encontrar la mayoría de los productos ya preparados: callos, patas, morros, carne de pimientos choricero y hasta la cebolla picadita. Si este es vuestro caso, publiqué en su día unos callos a la andaluza de bote muy parecidos a estos pero con garbanzos.

Pero como al buen viajero le gusta el viaje desde que sale de casa hasta que regresa de su destino, a mi lo que me gusta es cocinar y no solamente ver un plato terminado y degustarlo.



Aquí podéis descargar la receta en formato PDF:
0235 Callos a la madrileña.pdf
Publicar un comentario en la entrada