23 de enero de 2010

ANDROLLA DEL BIERZO













La semana pasada mi madre viajó a la zona del Bierzo con mi tío Antonio, mi tía Mariló y la hermana de esta, Esther y tuvo el detalle de traerme unos souvenirs gastronómicos.

El más desconocido para mí fue la androlla, de la que solo sabía de oídas, pero que nunca había probado y ni siquiera visto alguna. Este pesaba 490 gr, suficiente para comer unas 4 personas (según lo que dió de si).

Además, la Pepita me trajo una bolsa de pimentón de La Vera de "El Caballo de Oros" y un trozo de cecina leonesa de vaca. Espero que sigas viajando mamá y sigas teniendo estos detallitos.


Bueno, es la primera vez que hago la androlla, así que admito todas las recomendaciones que se os ocurran. Esta se me ha abierto un poquito, no se si eso será una falta grave...



Aquí podéis descargar la receta en formato PDF:
0142 Androlla del Bierzo.pdf

14 de enero de 2010

ATÚN ROJO CON TOMATE Y ARROZ

Por supuesto... de almadraba

Siempre voy al mercado a comprar pescado con una idea y me vuelvo con otra a casa. Al tratarse de pescado nunca se sabe como va a terminar la cosa. Si voy con la intención de comprar algo determinado, lo más normal es que ese día no lo encuentre. Todo depende de como se haya dado la pesca.

Ayer por ejemplo quería comprar unas sardinitas para hacer una receta que se me había ocurrido para el blog, pero no había ni una, en cambio, había infinidad de jureles fresquísimos en todos los puestos.

Como había hecho hace poco los jureles fritos y los jureles en escabeche, no compré, pero la verdad es que era el día perfecto. Cuando hay tanta cantidad de un pescado en el mercado, te lo puedes llevar a casa a muy buen precio y de muy buena calidad.

Como descarté los jureles, continué buscando. En primer lugar le eché el ojo a unos choquitos, pero me gusta ver todos los puestos de pescado antes de decidirme a comprar nada. También encontré un puesto con unos trozos de ventresca de atún rojo de impresión. Por supuesto me cercioré de que fuera pescado en almadraba.

12 de enero de 2010

ACELGAS EN BESAMEL CON JAMÓN IBÉRICO













Este plato, es muy "socorrido" (que se dice por aquí) y muy sencillo de preparar. Lo recuerdo de mis tiempos de estudiante cuando lo hacía en el piso que compartía con varios compañeros, aunque por aquel entonces lo hacía con bacon en vez de con jamón ibérico.

Gustaba mucho a todos los amigos/as que pasaban por aquella especie de "camarote de los hermanos Marx" donde siempre había "agregados" a la mesa.

Lo más trabajoso del plato puede ser el limpiar las acelgas, pero ya sabéis que podéis sustituir las acelgas frescas por otras congeladas o de estas que venden en bolsas ya limpitas y listas para cocinarlas.

Si además de las acelgas "preparadas" utilizáis besamel de la que venden en tetrabrik y jamoncito/bacon del que venden picado, esto podría parecer un post de falsarius chef (del blog "cocina para impostores")...



Aquí podéis descargar la receta en formato PDF:
0139 Acelgas en besamel con jamón ibérico.pdf

10 de enero de 2010

HUEVOS A LA FLAMENCA (mi versión)













¡Hola a todos de nuevo!.

He preparado esta vez un plato tradicional, de toda la vida al que tengo un cariño especial.

No se si en otras regiones era tan popular como en Málaga, pero aquí, por lo que yo he vivido, era un plato (junto a la sopa de picadillo, los callos con garbanzos y el plato de los montes) que encontrábamos en todas las ventas de la provincia. Por "venta"entendemos en Málaga cualquier casa de comidas de carretera. Según el DRAE: "casa establecida en los caminos o despoblados para hospedaje de los pasajeros".

Es un plato tradicional como digo, pero que ya no se suele ver en casi ninguna carta. Es por esto que tenía muchas ganas de "presentarlo en sociedad" aunque he querido darle un toque personal que a mi entender lo mejora.

En verdad he de decir que hice este plato en diciembre, antes de acabar el año, pero quería probar la receta de varias formas para exponer la que más me gustara. Esta que expongo es la primera versión que hice, la que resultó "ganadora". La otra era igual pero haciendo un "revoltillo" de la salsa de tomate con la clara de los huevos y añadiéndole patatas cortadas en daditos pequeños y confitadas.

La versión que os presento no lleva ni las patatas ni la clara de los huevos que en mi opinión hacen más pesado el plato y no le aportan apenas sabor, lo hacen (a mi entender) más ¿neutro?.

Otras licencias que me he permitido al elaborar este plato con respecto a la receta tradicional son:
  • Confitar los pimientos (de 3 colores) en vez de usar los que lleva la receta tradicional que son los morrones de lata.
  • Cocer las yemas de los huevos en agua con sal para darles el punto de cocción a mi gusto y no dejarlos en el horno "a su suerte" (donde quedan normalmente resecos).
  • Algunas recetas del plato clásico lleva patatas fritas y/o puntas de espárragos verdes de los que yo he prescindido. De las patatas por la razón que os he comentado y de los espárragos por que entiendo que los guisantes ya le dan el toque verde necesario.
En fin, espero que los probéis y los disfrutéis tanto como yo.



Aquí podéis descargar la receta en formato PDF:
0138 Huevos a la flamenca (mi versión).pdf

4 de enero de 2010

CARRILLERAS DE CERDO ESTOFADAS













Pues experimento concluido (ver entrada anterior del blog para saber de que va esto). ¿Y ahora qué? Para explicar lo que pretendo, tengo que contar como viví esta experiencia de "cocina comparada".

En primer lugar preparé todos los ingredientes (que son comunes y requieren igual preparación para las dos recetas).

Después prepare la receta del papillote. Corté el papel de aluminio, hice reparto de ingredientes, los cerré y los introduje en el horno precalentado.

Tras tener la primera receta en marcha, me puse manos a la obra con la segunda, esta vez las carrilleras estofadas, que resultan más fáciles de preparar al no tener que hacer paquetitos ni nada. Se echa todo dentro de la cazuela y listo.

Pensé que las carrilleras en el papillote tardarían algo más tiempo en hacerse que en la cazuela por lo que decidí hacer la primera receta en 90 m y el estofado en solo 60.

La primera en probarlas fue Rochita, mi hija. Al principio no tenía ganas de comer, pero cuando probó la carne (de la estofada), se zampó una carrillera entera acompañada de unas cuantas patatitas. No me dejaba distraerme, en cuanto me despistaba un poco saltaba: "papáaa... más". La verdad es que la carne se deshacía con solo tocarla.

Tras la niña, comimos nosotros, esta vez serví las hechas en papillote en primer lugar. Pensé que con las dos carrilleras que había por cada paquetito más la verdura que incluían, quedaríamos satisfechos y la estofada podría reservarla para otra ocasión.

Tanto a Rocha como mi nos encantó la versión papillote, pero como quería comparar las dos recetas, serví un plato de las estofadas, para testarlo simplemente. No fué posible, nos lo comimos y dejamos el plato reluciente.

Ambos dos nos decantamos por la versión estofada, pero coincidimos: "la otra también estaba de muerte".

Conclusión: ambas versiones están muy ricas, pero si tuviera que decantarme por alguna, lo haría por la versión estofada por las siguientes razones:
  • Es más fácil y rápido de preparar al no tener que montar los paquetitos.
  • Se hacer en menos tiempo, el papillote en 90 m y el estofado en 60 m.
  • A pesar de la diferencia de tiempo, la carne del estofado queda más tierna que la del papillote.
  • Se mezclan mejor los sabores de todos los ingredientes en el estofado.
El papillote tiene una sola ventaja, que se hace en un papel de aluminio y no hay que ensuciar ninguna cazuela, aunque para la reducción del jugo de la carne con el vino tuve que utilizar un cacillo pequeño.

En fin, espero que os haya gustado este "planteamiento" y os aconsejo que probéis a hacer lo mismo, haced ambas recetas (que son muy sencillas) y después me contáis qué tal os ha ido. A ver si coincidimos en nuestras conclusiones.

¡Hasta pronto!



Aquí podéis descargar la receta en formato PDF:
0137 Carrilleras de cerdo estofadas.pdf

CARRILLERAS DE CERDO EN PAPILLOTE












¡Hola a todos!

Tras la resaca de estos días festivos, poco a poco voy incorporándome a las tareas habituales, al día a día, que si os soy sincero son más de mi agrado que los periodos de vacaciones e incluso que los fines de semana.

Solo queda pasar la fiesta de Reyes para que finalicen estas Navidades que espero hayan estado a la altura de vuestras expectativas.

Para Reyes me gustaría hacer para el blog el típico roscón. Mi cuñada María, muy aficionada a la cocina y fantástica repostera, me va a dar su receta de este dulce. Me comenta que la suya es una receta bastante sencilla y que sale muy rico. A ver si tengo tiempo para grabarla y os la muestro (si me atrevo a hacerla...).

Como novedad de año bloguero, he "compuesto" (entre comillas porque lo ha hecho todo mi ordenador) una nueva banda sonora para las videorecetas, que he llamado "amasándome la vida" y he puesto nuevas cortinillas y transiciones a las pelis que espero que os gusten.

Como primera receta del año querría haber hecho algún pescado o algún plato con marisco, pero iluso de mí, baje al centro para comprar algo fresco en el mercado y me encontré con los puestos de pescado cerrados un sábado, día 2 de enero (los pescadores descansan los días 1 de enro).

Visto el plan, me dirigí a los puestos de carnicería y me encuentro que mi carnicero preferido, Ricardo, también había "chapao".

Pues nada, paseando y echándo un ojo, me encontré con una vitrina donde lucían unas carrilleras de cerdo con un aspecto inmejorable. Las vendían en paquetes de algo más de 1 kg, demasiado para una casa donde solo vivimos 2 adultos (bueno, una adulta y un inmaduro) y una niña, pero pense: "¿y si preparo las carrilleras de dos formas diferentes para compararlas?.

Leyendo un libro de cocina del que ya os hablé hace poco "Cocinar en familia" de Heston Blumental y siguiendo la trayectoria de este figura, he observado que él, para mejorar un plato, hace algo de lógica aplastante, probar a hacerlo con diferentes técnicas y decidir cual resulta mejor.

He hecho esto con las carrilleras; en primer lugar las hice en papillote y seguidamente y con los mismos ingredientes, estofadas en una cazuela de hierro fundido. En esta primera entrada del año haré las carrilleras en papillote y en la segunda estofadas.

Ya os contaré...

Os deseo un buenísimo año a todos en el que por lo menos no os falten ni la salud ni el modus vivendi.

Como siempre, besos y abrazos ;)



Aquí podéis descargar la receta en formato PDF:
0136 Carrilleras de cerdo en papillote.pdf